http://lomback.blogspot.com.es/Google+ Badge

domingo, 31 de mayo de 2015

Somos Esclavos





Lo peor que le puede suceder a un prisionero es que acabe sintiendo los muros de su celda como su hogar.
Cuando un ser humano llega a este estado, ya no sabe ser libre; es el máximo nivel de esclavitud al que se puede llegar.
Y parece que todos hemos llegado ya a ese punto.
Todos vemos las cadenas que nos aprisionan como algo natural y cotidiano; forman parte integral de nuestra vida de tal manera, que ya creemos que son una extensión de nuestros propios cuerpos y de nuestras propias mentes.
Una de esas cadenas que tanto nos inmoviliza, es la concepción que tenemos sobre nuestra EDAD y las obligaciones que conlleva.
Cuando venimos a este mundo, se extiende ante nosotros un terreno fértil e inexplorado, sin barreras ni muros de ningún tipo. Se trata de nuestro tiempo de vida, un mapa en blanco que debemos dibujar a medida que lo recorremos.

Pero la sociedad jamás nos permite que lo exploremos libremente, como el territorio virgen que es.
Desde muy temprana edad, el Sistema inocula en nuestro cerebro fronteras imaginarias, lineas divisorias y caminos de obligado recorrido, que acaban configurando la única forma de explorar nuestro tiempo vital.
Así es como ese territorio virgen queda dividido en regiones ficticias formadas por las diferentes edades de nuestra vida: la adolescencia, la juventud, la madurez, la vejez, cada una de las cuales debemos vivir obligatoriamente de determinada manera si queremos ser aceptados por los demás e integrarnos en los mecanismos sociales.

LA EDAD: HERRAMIENTA DE CONTROL SOCIAL
La edad se ha convertido en una de las herramientas más eficientes creadas por el Sistema para controlar nuestras existencias.
Su función es sincronizar nuestros pasos con los de los demás esclavos, hasta igualarnos a todos y convertir nuestras vidas en estructuras temporales clonadas perfectamente predecibles, como si todos formáramos parte de un mismo mecanismo de relojería.
La sociedad utiliza nuestra edad para dictar los hitos que debemos conseguir según sus reglas de programación. Son como muescas en una tarjeta perforada, que sirven para programar todos nuestros actos futuros, como simples autómatas.
Conseguir o no esos hitos dentro del plazo prefijado por el Sistema, nos clasifica como aptos o ineptos, como triunfadores o como perdedores.

Así, nuestras vidas se convierten en una carrera continua a contrarreloj en la que debemos ir cruzando las metas volantes antes de que se acabe el tiempo que el sistema estipula para ello: mantener la primera relación sexual, sacarse los estudios, entrar en la universidad, obtener el primer trabajo, sacarse el carnet de conducir, comprar el primer coche, marcharse de casa, ganar dinero, casarse o vivir en pareja, tener un hijo…
Llegar tarde a esas metas o directamente saltárselas, nos conduce a ser clasificados de determinada manera por los demás, incluso como fracasados o inadaptados.

Y lo más curioso es que todos lo aceptamos como si fuera la única realidad posible.
Nos han hecho creer a todos que la vida solo puede vivirse de esta manera, siguiendo este plan prefijado, como si fuera algo natural e inevitable, como la ley de la gravedad o las leyes de la física.
Nadie se da cuenta de que todos los hitos relacionados con la edad que nos impone el Sistema son elementos externos arbitrarios cuya existencia y valor dependen única y exclusivamente de convenciones sociales o de nuestra aceptación y acatamiento.
No hay ninguna fuerza real en el universo que determine que a los 40 años no podamos jugar con los clicks de Playmobil, que a los 60 no podamos hacer el payaso o que a los 15 no nos atraigan más las discusiones filosóficas que ir a bailar a una discoteca.

La Sociedad ha llenado nuestra mente de muros relacionados con la edad, traducidos en expresiones del tipo “esto aún no lo puedes hacer”, “eres demasiado mayor para comportarte así” o “debería darte vergüenza hacer estas cosas a tu edad”
Multitud de barreras psicológicas que el sistema levanta en nuestras vidas, hasta convertir una fértil y amplia pradera en un laberinto de paredes de ladrillo: la barrera de la infancia, de la adolescencia, la barrera psicológica de los 30, de los 40, de la jubilación…

Pero son solo muros ficticios, como esas líneas imaginarias que llamamos fronteras, que dividen la tierra en países que no existen en el espacio natural; o los calendarios, que dividen imaginariamente nuestro tiempo en paquetes de 7 días a los cuales hemos llamado “semanas”.
En realidad, tener tal o cual edad no tiene por qué determinar ni nuestra actitud, ni nuestros anhelos, ni nuestros sueños, ni nuestros actos.
Los únicos condicionantes reales relacionados con nuestro tiempo de vida, los determinan nuestra capacidad física, nuestro desarrollo psicológico, nuestros conocimientos, nuestra energía vital, nuestra ilusión por soñar y luchar y ante todo, nuestra voluntad como individuos.
Elementos todos ellos que son diferentes para cada persona, dependiendo de sus características y de sus circunstancias personales.

MADUROS Y RESPONSABLES: LA GRAN MENTIRA
Una de las grandes mentiras de nuestra vida es la de “hacerse mayor”. Aquello que pomposamente llamamos “madurar” y que aplicamos a las personas que están “plenamente desarrolladas”.
Pero, ¿Qué es una persona madura?
¿Aquella que no escucha su propia voz y sumisamente obedece los dictados establecidos por los demás?
¿Aquel que se somete sin rechistar al destino que le escribe el Sistema, aunque lo haga con renglones torcidos y letra ilegible?
¿Aquel que cree que el tiempo y el calendario son una misma cosa y se ha rendido a su implacable dictadura?
¿Aquel que no se atreve a jugar, o a saltar y bailar como un niño cuando le viene en gana, pero que espera ansioso que lleguen las fechas programadas del Carnaval para que él y otros borregos como él puedan hacer el imbécil con el debido permiso de la sociedad y nadie les mire mal por ello?

¿Eso es ser maduro?
¿Y ser responsable?
Se supone que es responsable aquél “que pone cuidado y atención en lo que hace o decide”. Es decir, aquel que asume las consecuencias sobre sus propios actos.
Pero estas definiciones son un completo engaño. Porque lo cierto es que si tus actos o decisiones no obedecen a las reglas previstas, jamás serás considerado alguien “maduro” y “responsable”
Si en un acto de madurez y responsabilidad, asumiendo las consecuencias de tus decisiones, decides dejarlo todo y irte a vagar desnudo por bosques y llanuras bajo la luz del sol y de la luna, por mucho que hayas tomado esa decisión a conciencia y de forma meditada, por mucho que hayas valorado los peligros que conlleva y hayas aceptado las posibles consecuencias, y por muy desarrollado que estés a nivel psicológico, la sociedad no te tratará como a una persona madura y responsable, sino como a un demente o un desequilibrado.

Sin embargo, un hombre que despilfarra todo el tiempo de su vida pagando la hipoteca de un apartamento y cuyo único sueño es comprar productos clónicos fabricados en serie hasta el día de su muerte, es considerado una persona “equilibrada”, “responsable” y “madura”. Aunque tenga tan bajo nivel de conciencia que ni tan solo llegue a preguntarse por qué razón emplea todo su tiempo en hacer eso, qué sentido tiene hacerlo, ni qué consecuencias tiene para el resto de la humanidad que siga haciéndolo.

Así pues, los conceptos de madurez y responsabilidad en la sociedad nada tienen que ver con la toma de conciencia individual, ni con la asunción de las consecuencias de tus actos.
En realidad significan Obediencia.
Para el Sistema, una persona madura y responsable es una persona que acepta obedecer, como un caballo salvaje que ha sido domado y que sumisamente se somete a su jinete, bajando la cabeza…

UNA VIDA MOLDEADA
Es así de triste.
Desde que vemos la primera luz, hay un molde esperando para configurar la forma que tomará nuestro futuro, a través de objetivos de forzoso cumplimiento, ordenados cronológicamente.
Es como si al nacer nos presentaran un examen con todas las preguntas que deberemos responder, obligatoriamente y por orden estricto, bajo la amenaza permanente de ser castigados si al responder cada una de ellas nos equivocamos o si nos atrevemos a escribir lo que nos viene en gana y no lo que se supone que debemos decir para ser aprobados.

¿Y cuál es la recompensa que nos espera por realizar este examen social?
Si seguimos las instrucciones sin rechistar y vamos respondiendo a las preguntas en el orden establecido y sin escribir fuera de los márgenes, la sociedad nos dará un golpecito en la espalda y con tono condescendiente nos dirá que “hemos llevado una vida provechosa”.
Ese es el gran premio.
Sin embargo, todo aquel que ose responder a las preguntas según el orden que le plazca o se dedique a hacer dibujitos en los márgenes del examen, será etiquetado como fracasado o irresponsable.
Y aquel que se atreva a alzar la voz con demandas impertinentes, se niegue a responder a las preguntas o se levante del pupitre para hacer lo que le venga en gana, será considerado un excéntrico, un inadaptado o directamente, un loco.
El Sistema no se conforma con reducir el valor de la vida del individuo, arrebatarle su soberanía, reducir al mínimo el significado de su tiempo y ensuciar el concepto de individualidad de forma sibilina convirtiéndolo en sinónimo de “discordancia inarmónica”.
El objetivo final de este examen social, hábilmente tejido sobre la dictadura de la edad, es el de someternos a juicio como individuos y clasificarnos como “triunfadores” o “fracasados”, “adaptados” o “inadaptados”, dependiendo de nuestro nivel de sumisión a los mecanismos del Sistema.
Y lo que es peor: se trata de un juicio en el que, inadvertidamente, nosotros mismos ejercemos de jueces y acusados a la vez.

EL AUTOCASTIGO DE LA CULPA
Una de las grandes herramientas del Sistema para conducirnos con el resto del rebaño, es hacernos sentir culpables ante nosotros mismos.
Si alguien se atreve a saltarse la programación temporal relacionada con su edad, será calificado por los demás como inadaptado o perdedor y esa presión insoportable del entorno se traducirá en su mente en un sentimiento de culpa ante su presunto fracaso.
En ese momento, se convertirá en juez de sí mismo; un juez que intentará aplicar las leyes del Sistema con toda la severidad, aunque ello implique hundirse en el fango de la baja autoestima.
Conseguir escapar de ese juicio, que irremisiblemente se traduce en un sentimiento de culpa ante el presunto fracaso social, es una tarea titánica, solo al alcance de personas psicológicamente muy fuertes.

La única forma de acabar con ese sentimiento de culpa y de fracaso, es levantarse enmedio del juicio y no reconocer al juez; y no reconocer al juez, esa voz castigadora que se autoflagela por no haber cumplido con el programa establecido, es algo que solo puede conseguirse si esa persona se niega a reconocer las leyes del Sistema con las que se está juzgando a sí mismo.
Algo que implica, no solo enfrentarse con esa parte de sí mismo que está aceptando como reales las reglas del Sistema, sino enfrentarse cara a cara con el Sistema al completo, incluidas todas aquellas personas que le rodean y que le consideran un inadaptado.
Conseguir eso, es un acto de conciencia, valentía y fortaleza extremas, que muchas veces conduce a la soledad más absoluta.
Un precio muy alto que no todo el mundo está capacitado para soportar.

EL JUEZ SUPREMO
Y es que aquí, la pregunta clave es: ¿quién debe decidir el éxito o el fracaso sobre la propia vida?
¿Quién debe ser el juez supremo sobre la propia existencia?
¿La sociedad, con esas reglas externas que solo viven en la mente de los demás?
¿Tiene algún sentido someter toda tu vida a normas abstractas cuya única fuerza viene determinada por el propio sometimiento voluntario a ellas?
Hacerlo es sencillamente absurdo, por más que lo haga todo el mundo.
Porque lo cierto es que cuando venimos a este mundo llegamos sin ninguna de esas normas y reglas instaladas en nuestra mente.
Nuestra psique está libre de esos muros ficticios y nuestro tiempo de vida es un terreno despejado que se extiende ante nosotros para que lo exploremos como más nos plazca.
Porque es nuestro patrimonio. Nuestro gran tesoro, personal e intransferible. Nuestra única propiedad real.
Como también lo son todas nuestras decisiones a lo largo de la vida, fruto de la voluntad individual, que es la única autoridad real con derecho a determinar cómo usamos ese tiempo.
Entonces, si nuestro tiempo de vida y nuestras decisiones son la única propiedad real que tenemos y nuestra voluntad es la única autoridad con derecho sobre ellas, ¿por que acabamos sometidos a un conjunto de reglas abstractas y a las opiniones de los demás?
¿Cómo podemos calificar a una renuncia de este calado, a una derrota voluntaria de tal magnitud?
Nadie nos lo dirá jamás y mucho menos la sociedad…pero esa renuncia al propio poder es la mayor pérdida que podemos tener en la vida.
Eso es, realmente, fracasar en la vida.
Así pues, rompamos ese molde inmovilizante que nos aplicaron nada más nacer; olvidemos nuestra edad y lo que se supone que debe implicar en nuestra toma de decisiones o en nuestra actitud ante las cosas.
La edad solo es un número, un dígito abstracto y vacío, que no puede determinar ni lo que somos, ni lo que deseamos hacer, ni lo que queremos o podemos llegar a ser.
Solo nuestra voluntad y el vigor de nuestros cuerpos pueden hacerlo.por gazzetta del apocalipsis

sábado, 30 de mayo de 2015

Parlamentario islandés: La Creación del Dinero por parte de la banca privada es falsificación y está penado con 4 años de Cárcel”



by admin
Momento histórico.
Liderado por un diputado islandés, una organización de defensa de los consumidores ha emitido un informe en el que pone de manifiesto que la creación del dinero por parte de la banca privada por medio del sistema de reserva fraccionada es, de hecho, una FALSIFICACIÓN DEL DINERO, potestad soberana del gobierno de ese país y su banco central.
Seguidamente, alude al artículo 150 del código penal que convierte en una pena de cuatro años de cárcel a aquel que falsifique el dinero. blog rafapal

miércoles, 27 de mayo de 2015

AVISOS INQUIETANTES: UNA GUERRA MUNDIAL PUEDE ESTALLAR ESTE VERANO




Este artículo no pretende ser alarmista, pero realmente los tambores de guerra cada vez suenan más fuerte y ya hay voces que empiezan a advertir de la posibilidad de una guerra mundial, que podría estallar este mismo verano.
Por ejemplo, un alto funcionario de la OTAN ha revelado al ex analista de inteligencia de la NSA John Schindler, que el mundo entrará “probablemente en guerra” en algún momento de este verano. “Probablemente vamos a estar en guerra este verano, si tenemos suerte, no será nuclear”, dijo el funcionario a Schindler la semana pasada.

El comentario no despertó la atención de ningún medio de comunicación, a pesar de que Schindler, (uno de las voces más críticas con Edward Snowden) es ex profesor del Naval War College y dispone de muchos contactos militares de alto nivel. Además, publica frecuentemente en medios de comunicación del nivel de Business Insider.

John Schindler
Aunque no se especifica la causa de la probable guerra, todo apuntaría a las crecientes tensiones entre Estados Unidos y Rusia…o quizás China.
Algunos analistas sugieren que puede haber se tratado de una fuga “deliberada” “de las fuentes de la OTAN, para subrayar la gravedad de la situación que estamos viviendo.
Recordemos que a principios de este mes la OTAN lanzó las mayores maniobras militares jamás realizadas a las puertas de Rusia. Moscú respondió mediante maniobras “provocativas” en el Mar Mediterráneo, en coordinación con el ejército chino, el primer simulacro naval conjunto de ambas superpotencias.

Potencias de la OTAN también están tomando parte en una de las mayores maniobras aéreas en Europa, con aviones de combate de Estados Unidos, Reino Unido, Suiza, los Países Bajos, Alemania, Francia, Finlandia, Noruega y Suecia.
Recientes declaraciones de altos mandos rusos no invitan a un descenso de la tensión.

Dmitry Rogozin
El Viceprimer ministro Dmitry Rogozin, visto por algunos como un futuro presidente del Kremlin, ha afirmado, en referencia a la lucha por los vastos recursos del Ártico, que Occidente ahora tiene miedo del “músculo militar de Moscú” y ha lanzado una escalofriante advertencia a occidente: “Los tanques no necesitan visados”.

Además afirma, sobre la capacidad atómica de Rusia que: “Nuestro escudo nuclear es fuerte, es tan fuerte que yo diría que es el más poderoso del mundo. Esta es la razón por la que la Rusia actual puede asegurar su seguridad estratégica, no sólo para enfrentarse cara a cara con los EE.UU., sino también cara a cara con toda la coalición occidental”

© de Volkskrant
CHINA AMENAZA A EEUU CON UNA GUERRA
Por si eso fuera poco, las tensiones también están creciendo entre los EE.UU. y China.
Recordemos que existe un creciente conflicto en el Mar de China Meridional a causa de las islas artificiales construidas por China en aguas disputadas por varias naciones, entre ellas Japón, Filipinas o Vietnam, lo que ha aprovechado EEUU para participar del conflicto en “defensa de sus aliados”.
Esta semana pasada se produjo un nuevo roce diplomático entre EEUU y China a causa del vuelo de un avión espía de EEUU sobre la zona en disputa, que se vio amenazado por el ejército chino.

Según la agencia Reuters, el portavoz de la cancillería china Hua Chunying dijo el lunes que China había presentado una denuncia y que se oponía a la “conducta provocativa” de los Estados Unidos.
“Instamos a los EE.UU. a corregir su error, siendo racional y deteniendo todas las declaraciones y acciones irresponsables. La libertad de navegación y sobrevuelo de ninguna manera significa que los buques de guerra de los países extranjeros y aviones militares puedan ignorar los derechos legítimos de otros países, así como la seguridad de la aviación y la navegación”.

Las tensiones han llevado a amenazas de guerra veladas por ambos bandos, la más llamativa de las cuales se ha producido recientemente a través del periódico chino The Global Times, un medio de comunicación estatal del Partido Comunista Chino, que ha advertido de que “la guerra es inevitable” si Washington no detiene sus demandas sobre las islas artificiales en el Mar de China Meridional.
“Si la política de los Estados Unidos es que China detenga sus actividades, entonces una guerra entre Estados Unidos y China es inevitable en el Mar del Sur de China”, dijo el periódico. “La intensidad del conflicto será mayor que lo que la gente suele considerar como una simple ‘fricción'”.El robot pescador

ÚLTIMAS VERDADES OCULTAS DE GOOGLE





    Google, la megacorporación de Internet, patentó un nuevo juguete infantil, equipado con micrófonos y cámaras ocultas en los ojos y que es capaz de espiar todo lo que hacen los niños, incluídas sus conversaciones. Además el juguete es capaz de responder a determinadas órdenes para controlar dispositivos diversos del hogar.

    El resumen de la patente dice lo siguiente:

        Un dispositivo antropomórfico, tal vez en forma de muñeca o juguete, que se puede configurar para controlar uno o más dispositivos de comunicación.

        Tras la recepción o detección de una señal social, tal como un movimiento, una palabra o una frase, puede transmitir òrdenes a un dispositivo de comunicación, provocando en él un cambio de estado ( es decir: apagarlo, encenderlo, cambiar de canal, poner una canción, etc…)


        Eso permitiría, por ejemplo, que los niños le dijeran a su osito “Teddy, ponme la canción del ‘pequeño pony'” y el juguete transmitiría la orden al reproductor de música de la habitación para que hiciera sonar la canción.


    Todo esto puede parecer muy útil y lo cierto es que dichos juguetes no han sido fabricados aún. De hecho, la patente procede de 2012, aunque se ha dado a conocer recientemente.

    Lo que quizás resulta más alarmante del proyecto, son los dibujos explicativos que acompañaban a dicha patente…

    Vemos unos muñecos capaces de mover partes de su cuerpo y equipados con micrófonos y auriculares, así como capcidad para conectarse a otros dispositivos del hogar y a Internet, algo que permitiría transmitir toda la información almacenada a terceros sin que nadie pudiera evitarlo.

    creepygoogletoys

    ¿Este es el futuro que deben tener los juguetes para niños: dispositivos de vigilancia y control propios de 1984?

    ¿Cuál es su objetivo?

    ¿Acostumbrar desde bien pequeños a los niños a aceptar la vigilancia y el control total y a ser vigilados con cámaras dentro de su propio hogar?

    Como fácilmente podemos intuir, es una maniobra de condicionamiento psicológico evidente.

    Un niño acostumbrado a ser vigilado y grabado por su propio y amado osito de peluche desde la más tierna infancia, obviamente no ofrecería resistencia a ser exhaustivamente vigilado y controlado dentro de su hogar por otros dispositivos cuando se hiciera mayor.

    images

    Y esto nos lleva a preguntarnos: ¿para quien trabajan grandes empresas como Google o Apple y qué pretenden conseguir?

    Quizás la respuesta la tenemos delante de nuestras narices…

    ditchley-park-getty-article-display-b

    APPLE Y GOOGLE ASISTEN A UNA CUMBRE CONFIDENCIAL SOBRE ESPIONAJE

    Hace dos semanas, jefes y ex jefes de agencias de espionaje de siete países diferentes, se reunieron con representantes de los gigantes tecnológicos Apple y Google para discutir la vigilancia de los gobiernos, a raíz de las filtraciones realizadas por Edward Snowden.

    Lo hicieron a puerta cerrada, en una mansión del siglo XVIII de la campiña inglesa.

    La conferencia, que duró tres días, se realizó bajo estrictas normas de confidencialidad y tenía por objeto debatir la línea de separación entre la privacidad y la seguridad.

    A_casual_observer

    La extraordinaria lista de asistentes a la reunión incluyeron a jefes actuales y anteriores de agencias de espionaje como la CIA o la agencia de vigilancia electrónica británica, GCHQ (Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno), así como miembros de las agencias de espionaje de Australia, Canadá, Francia, Alemania y Suecia.

    Google, Apple, la compañía de telecomunicaciones Vodafone o la firma de servicios Ernst & Young enviaron a algunos de sus expertos en políticas legales a los debates y además, un puñado de académicos y periodistas también estuvieron presentes.

    asistents 1_00000

    El programa de la reunión incluyó cuestiones como:

    ·”¿Estamos siendo engañados por el término ‘vigilancia masiva’?”

    ·”¿Espiar a aliados, amigos y adversarios potenciales es inevitable si está involucrada la seguridad nacional?”

    ·”¿Quién debe autorizar las operaciones intrusivas de inteligencia como la intercepción de comunicaciones?”

    ·”¿Cuál debe ser la relación de seguridad entre las agencias de inteligencia y los proveedores del sector privado?”

    ·”¿Qué debe divulgar la prensa acerca de las actividades de inteligencia?”

    El acto estuvo presidido por el ex jefe de espionaje británico del MI6, Sir John Scarlett y organizado por la Fundación Ditchley, que realiza varias conferencias a puerta cerrada todos los años en su mansión en Oxfordshire, en un esfuerzo por abordar “temas complejos de preocupación internacional”.el robot pescador